jueves, 28 de febrero de 2013

Bocados de hojaldre, berenjena y pasas

Pin It



La receta de hoy es un aperitivo perfecto para esos días en los que no tienes tiempo, se presentan amigos sin avisar a casa o simplemente quieres hacer diferentes tapas para una fiesta. La vi hace un tiempo en My little things, el fantástico blog de Ivana y ayer me decidí a hacerla, con algunos cambios.

Salieron 12 tartitas y me sobró un poco de masa con la que improvisé un croisant de nutella y pasas para el postre. El croisant fué un invento pero tengo que volver a probarlo porque estaba delicioso. 

En fin, a lo que iba, me encanta la berenjena, combinada con cualquier cosa está increíble. La primera vez que probé la variedad rayada fué en 2008 en Menorca y me convenció. No es fácil encontrarla pero con la variedad morada también se puede hacer. 

Los tomates kumato nunca los había probado y me llamó la atención combinar el crujiente de su piel con la ternura de la berenjena. Por lo que he leído se cree que son transgénicos pero he leído que son resultado de una investigación que combina métodos tradicionales y para nada de laboratorio. Si estoy equivocada por favor corregirme.  



Ingredientes:

1 masa de hojaldre sin ningún tipo de grasa animal 
media berenjena variedad rayada
1 y 1/2  tomate kumato 
un puñadito de pasas
1 cda de margarina vegetal 
sal
orégano



Preparación: 

Cortar finas lonchas de berenjena y tomate, hacer cortes circulares en la masa de hojaldre y poner primero la berenjena y luego encima el tomate, la sal, la margarina, las pasas y el orégano.
Hornear a 180º durante unos 15-20 minutos o hasta que la masa esté dorada. 

No pinché la masa con un tenedor para que subiera un poco y tuvieran un aspecto más bonito. Pero si no queréis que suba pincharla antes de poner la berenjena.

Se puede hacer con otras verduras o incluso añadir queso o tofu ahumado, pero ayer quería hacer una receta rápida y sencilla, sin dejar de ser sabrosa. ¡Voilá! Son un pecadito. 


martes, 26 de febrero de 2013

Sopa minestrone italiana de verduras frescas

Pin It

Creo que este libro de Cocina Vegetariana fué el primero que me compré al llegar a Barcelona.
Poco a poco he ido haciendo algunas de las recetas, aunque muchas veces echo mano de la improvisación y seguir una receta paso a paso me cuesta un poco. 
Hay días que abro la nevera e improviso algo con lo que tenga, siempre se puede hacer algo y si no se te ocurre nuestro amigo Google encontramos millones de ideas, sencillas o elaboradas que nos inspiran.

Así que hoy vengo con otra de sopas, será porque estos días hace un frío que pela y mi cuerpo necesita sentir el calorcito de las verduras. 
Es la segunda vez que la hago y aunque no sé si será la receta original italiana por ahora me encanta.
Parece más complicada de lo que es realmente pero no tiene más misterio que cortar las verduras gruesas y dejarlas cocer durante 45 minutos removiendo de vez en cuando. 

La receta en sí no es calórica, lleva pasta y patata pero podemos comer el resto de las verduras omitiendo estos ingredientes. Aunque la cantidad es tan pequeña que casi no se notan. 

Me gusta preparla por la noche y servirla al día siguiente bien caliente, los sabores se concentran y está deliciosa no, lo siguiente. 



Necesitamos: 

1 cebolla mediana cortada en rodajas gruesas*
2 zanahorias medianas cortadas gruesas
medio puerro grande cortado en rodajas gruesas*
2 patatas partidas gruesas
100g de judías verdes frescas por la mitad 
3 ramas de apio en trozos grandes
2 dientes de ajo machacados*
1,5l de caldo de verduras
400g de tomate entero en lata
120g de macarrones
1 calabacín grande en trozos de 2cm
1 cda generosa de aceite de oliva
1 puñado de sal 


Preparación:

En una olla alta calentar el aceite y saltear la cebolla, el puerro, la zanahoria, las patatas partidas no cortadas para que suelten el almidón, las judías, el apio y el ajo, remover y cocinar a fuego lento hasta que la cebolla esté tierna. 

Este paso son unos 15 minutos. Yo agregué un poco de agua para que no pegara al fondo pero si la olla es antiadherente no creo que haga falta.

Añadir el caldo, los tomates sin escurrir y llevar a ebullición. Cocinar a fuego lento, sin tapadera, durante 45 minutos removiendo de vez en cuando. 

Agregar los calabacines y la pasta y cocer 10 minutos más. Dejar reposar tapada y servir al día siguiente bien caliente. Si prefieres la pasta al dente y no la vas a servir al momento mejor añadirla 10 minutos antes de servir. 

Emplatar y acompañar de un pan rústico. 


*Nota: para los que no queráis utilizar cebolla, ajo o puerro podéis sustituirlos por una cucharadita generosa de asafétida.

sábado, 23 de febrero de 2013

Tarta de fresas con crema de queso al limón

Pin It
Hoy no he parado desde que me he levantado, he limpiado, recogido, barrido, comprado, cocinado, comido, vuelto a limpiar y ahora que me relajo vengo con la cita de los sábados preparada. Estoy cansadísima pero satisfecha, contenta de las nuevas metas y de los objetivos conseguidos.

Espero que disfrutéis con esta nueva entrada.




Una receta sana, sin mucho azúcar, crujiente, suave y perfecta para una tarde de frío con un chai bien caliente, una manta y una peli de risa en la pantalla o un buen libro.

Hace tiempo que tenía pendiente esta receta de un blog monísimo que se llama Gourmenderies y finalmente la he probado con algunos pequeños cambios.
Si os da mucho trabajo hacer el queso fresco yo creo que cualquier queso tipo mató puede funcionar o incluso con tofu blando para los veganos.

Ingredientes

2l de leche entera o de soja + ácido cítrico para cortar la leche o el zumo de dos limones ó 500g de tofu blando
80g de harina integral
270g de harina blanca
130g de mantequilla o margarina vegetal fundida
150g de agua
8g de azúcar vainillado
1 limón
20g de azúcar
1 chorreón de nata, leche evaporada o nata de tofu o cualquier otro tipo vegetal
100g de fresas



Preparación

En una olla alta hervimos la leche para hacer paneer, el queso fresco que lleva el relleno.
Una vez hierve la leche la apagamos y echamos poco a poco cucharaditas pequeñas de ácido cítrico o el zumo de limón. Lo más importante es hacerlo con calma y veremos como se separa el queso del suero que ha de quedar nítido.

Colamos el queso y reservamos el suero para otra receta, es muy nutritivo. Si lo hacemos con leche de soja el proceso es el mismo.

También se puede hacer con tofu comprado en herbolario o tiendas de comida asiática.

Fundir la mantequilla a fuego muy bajo en una cacerola pequeña. No esperar a que esté deshecha del todo, apagar y dejar que poco a poco acabe de convertirse en un líquido dorado. También puedes usar margarina vegetall

En un bol mezclar las harinas tamizadas y el azúcar vainillado. Agregar el agua y la mantequilla y amasar con cuidado hasta que se convierte una masa suave, sin grumos.

Engrasar un molde y estirar la masa.Con un tenerdor pinchar los border y la superfície de la base para que no se inche al hornearla. Poner un papel de horno sobre la masa y cubrirlo con garbanzos o judías secas, yo no tenía garbanzos así que usé las judías blancas.Esto evita que salgan burbujas cuando está en el horno.

Precalentar el horno a 150º y hornear unos 20 minutos o hasta que esté dorada. No hay que pasarse ni de temperatura ni de tiempo o la masa quedará dura y menos apetecible. Mejor que tarde un poco más que poner el fuego demasiado alto. Aunque parezca que no está cocinada si los bordes empiezan a separarse del molde y está crujiente ya la puedes sacar.



Mientras la masa se hornea preparamos el relleno.Mezclamos el queso con el limón rallado, el zumo de ese mismo limón, 20g de azúcar y la crema de leche. Batimos bien con la batidora eléctrica y reservamos.

Cuando terminamos con la crema preparamos las fresas. Cortadas en rodajas no muy gruesas y las ponemos en un bol con un poco de azúcar para que suelten el agua.

Una vez la masa está lista es super fácil sacarla del molde. Rellenamos con la crema de queso y decoramos con las fresas.

Servir trozos generosos con una taza de té bien caliente :)

jueves, 21 de febrero de 2013

Sopa de col blanca al Garam Masala

Pin It

Hace frío, parece que va a llover, las nubes cargadas de lluvia amenazan la ciudad y los árboles sedientos miran al cielo con ansías, pero el agua no cae. 

Para pasar mejor este día de tormenta he preparado una sopa 100% vegana con ingredientes nutritivos y aroma de la India.

Buscando que hacer con una col que compré el otro día encontré en Paraíso Vegetal esta receta que ha resultado ser aromática y deliciosa. Un solo tazón de sopa y la tarde parece más cálida. 



1/2 col blanca
4 zanahorias pequeñas
1 nabo blanco mediano
4 ramitas de apio enteras
1 puerro mediano 
1 bola de seitán de 250 gr
1 cdita de semillas comino
1/2 cdita de semillas de cilantro 
1/2 cdita de asafétida 
1 cdita de garam masala 
1,5 l de caldo de verduras casero a poder ser
sal
aceite para saltear 

En una olla alta calentar el aceite y poner los cominos, las semillas de cilantro y la asafétida. Añadir el apio  y el puerro en trozos pequeños, salar y darles unas vueltas hasta que se doren. 

Añadir el nabo en rodajas finas y la col en tiras. Remover y dejar pochar unos 10 minutos. 

Mientras en una sartén sofreír el seitán, en trozos no muy grandes ni muy pequeños, para tostarlo un poco y darle más sabor. 

Cuando el seitán está dorado añadirlo a las verduras. Pasados los 10 minutos echar la cucharadita de garam masala y remover. Agregar el caldo y dejar cocinar unos 25 minutos a fuego lento.

Lo ideal es hacerla la noche anterior y dejar que repose durante la noche fuera de la nevera y tapada. 

Servir bien caliente y con unos trozos de pan casero. ¡A disfrutar de los calditos de invierno!

Courgette Pain (pan de calabacín)

Pin It

Es la primera vez que hago este pan. No es exactamente como la receta en la que me he inspirado pero me ha gustado el resultado. La próxima vez probaré de hacerlo con plátano para sustituir los huevos que lleva en la receta original de Simply Recipes además de nueces y mantequilla.



Básicamente la masa es la del pan que hago siempre pero agregando el calabacín y las especias. Versión 100% vegana :) 

250g de harina integral 
250g de harina blanca 
25g de levadura fresca
370ml de agua tibia 
1 puñado generoso de pasas
1/2 calabacín mediano (190g)
1 cdita de canela en polvo
1 cdita de nuez moscada molida
1 sobre de azúcar vainillado 
una pizca de sal 





Poner la levadura en un bol con agua tibia y deshacerla con la mano. Reservar. 

Rallar el calabacín sin pelar. Poner la harina en un bol grande para hacer la masa, añadir las especias, las pasas y el calabacín. 

Añadir la levadura y el agua. Mezclar sin amasar mucho, cubrir con un paño, meter en el horno apagado y dejar levar por 1 hora.

Lo de meter la masa en el horno lo suelo hacer en invierno, en verano hace calorcito fuera y no es necesario pero así sube mejor. 

Engrasar el molde de pan una vez pasada la hora, precalentar el horno a 250º y hornear unos 30 minutos. 

Sacar del horno, desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla. 



Servir recién hecho o tostado por ejemplo con queso, margarina o mermelada.


martes, 19 de febrero de 2013

Flores de lasaña tricolor con secreto de queso de cabra

Pin It


Hoy os traigo una nueva forma de presentar la lasagna vegetal. Buscando por Pinterest encontré esta receta de Inspiring Healthy Living y la he modificado un poco. La verdad queda fantástico y al ser pastelitos individuales son muy cómodos para ésas reuniones de amigos en las que quieres hacer algo diferente con un plato muy conocido. 

Es la primera vez que la hago así y estoy segura de que se puede mejorar pero me ha encantado. Parecen flores de loto :) 

Espero que os guste. 



Las cantidades son para 12 cupcakes porque es el molde que tengo ahora mismo.

Ingredientes

36 hojas de pasta wonton (3 para cada pastelito)
250g de champiñones laminados
1kg de espinacas frescas 
15g de impurezas de ghee, mantequilla, margarina o aceite
un puñado de pasas de corinto
medio puerro
1/2 cdita de asafétida
1/2 cdita de canela
100ml de nata, leche evaporada o tofu silken
1 cda de queso crema Philadelphia
12 rodajas de queso de cabra
2 tomates 
queso rallado para cubrir
sal


Preparación

En una sartén calentar la mitad de las impurezas, la mantequilla, margarina o aceite. Añadir la asafétida, el puerro cortado bien fino y la sal. Pochar a fuego lento y cuando empiece a dorar agregar los champiñones laminados y bien lavados. 
Tapar y dejar que se cocine al vapor. No hace falta echarles más agua, las setas suelen soltar mucha.

En otra sartén calentar el resto de las impurezas, la mantequilla, margarina o aceite y saltear las pasas a fuego bajo. Cuando empiecen a dorar añadir las hojas de espinacas. 
Salar y dar un par de vueltas. Están listas cuando comienzan a reducir el volumen. No me gusta cocinarlas de más así que en cuanto empiezan a encoger apago el fuego. Una vez apagado el fuego añadir la nata y el queso crema, mezclar bien y apartar. 

Mientras se cocinan los champiñones engrasar un molde de 12 cupcakes y poner una lámina de pasta wonton. Si la compras congelada en media hora está lista para usarla. 
La venden en las tiendas de comida asiática en paquetitos de unas 40 láminas. A mí me sobraron pero siempre se les puede dar un nuevo uso en otra receta, ya iré poniendo más ideas con esta pasta.

Poner la primera capa de espinacas con una cuchara de sopa, es la medida perfecta para el relleno. Una cucharada en cada hueco y cubrir con otra lámina de wonton. 



Retirar los champiñones y rellenar la segunda capa de la lasaña. Poner sobre los champiñones una rodaja de queso de cabra en cada molde. Cubrir con otra hoja de wonton y poner el tomate crudo en rodajas finas y cubrir con queso rallado. 

Precalentar el horno a 150º y cocinar unos 20 minutos o hasta que doren las puntas de la pasta. Mi horno no tiene grill a la vez que cocina por abajo pero si tienes un horno que puedes encender a la vez el fuego arriba y abajo estará listo en 20 minutos. Si no 18 minutos de horneado y dos de gratinado. 

Sacar y dejar enfriar. Salen muy fácil del molde y quedan crujientes por las puntas a la vez que deliciosamente jugosas por dentro. 




sábado, 16 de febrero de 2013

Seitán a la crema de puerros

Pin It
Hoy hemos tenido de segundo filetes de seitán. Es muy nutritivo y completo, además de estar delicioso. Hacerlo en casa es sencillo, sólo tienes que encontrar el gluten y seguir la receta. El truco está en batirlo. Hace tiempo lo amasaba, incluso le añadía bicarbonato pero no adquiría la textura que deseaba.

Finalmente esta receta me ha convencido. No sé donde leí lo de batir el seitán en vez de amasarlo, pero es el mejor truco.



Ingredientes para el seitán

350g de gluten
 2 litros de caldo de verduras
2 hojas de laurel
1 cda de pimentón ahumado
1 chorreón generoso de salsa de soja
un puñado de pan rallado
1 pellizco de sal
1/2 litro de agua tibia

Para la crema de puerros

1 puerro de unos 130g
20g de mantequilla
100ml de leche evaporada
1/2 cdita de comino
1 pellizco de sal


En una olla alta poner a hervir el caldo con las hojas de laurel y el pimentón.

En otro recipiente poner el gluten, el pan rallado y la sal y mientras en una olla más pequeña calentar el 1/2 litro de agua con la salsa de soja.
Mezclar el agua con la salsa de soja y el gluten poco a poco, a medida que vamos batiendo, ha de quedar una masa espesa y manejable, si sobra agua la añadimos al caldo.

Amasar la mezcla y hacer 5 bolas del tamaño de un puño. Cuando el caldo está hirviendo agregarlas y cuando vuelve a hervir cocinarlas durante 1 hora.

Cuando están hechas ponerlas en un colador hasta que las utilicemos. Se puede guardar congelado en filetes o en la nevera 3-4 días como mucho bien tapado. En casa no llegamos a congelarlo porque está tan bueno que nos da igual comer seitán 3 días seguidos :)

Para hacer la crema de puerros sofreírlos en mantequilla con un poco de sal y los cominos.Cuando están listos batirlos con la leche evaporada.

Hoy hemos cocinado a la sartén con las impurezas del ghee los filetes de seitán y los hemos servido con la salsa y unos trozos de tomate fresquito.




Pan de molde de pasas

Pin It
Este es mi pan de molde favorito, desde que lo aprendí del chef Gundicha.

Es bastante sencillo aunque no hayas preparado nunca pan. Sólo hay que seguir la receta y tener algo de paciencia :) Es irresistible, lo suelo preparar por la noche y el olor a trigo tostado no me deja dormir si no me como una rebanada con aceite de oliva y un poco de sal. El toque de las pasas le da un punto dulce que combina genial con el queso curado por ejemplo.



500g de harina blanca
25g de levadura fresca
1 puñado de pasas
1 pellizco de sal
1 chorro de aceite de girasol
350ml de agua 

En un bol poner la harina, la sal, las pasas y el aceite. En otro recipiente mezlcar el agua tibia con la levadura fresca y remover hasta que se deshaga por completo. Añadir a la harina y mezclar sin amasar demasiado.

Tapar con un paño y dejar fermentar durante 1 hora. Poner la masa sin aplastarla para que no pierda el aire en un molde engrasado. Precalentar el horno a 250º y hornear el pan 30 minutos. Sacar del horno y del molde, dejar enfríar sobre una rejilla para que no se humedezca y está listo.

Crema de calabaza y pera al sésamo negro

Pin It
Esta receta está inspirada en una que leí hace algún tiempo en El Comidista.
 Lo malo o bueno, no lo he decidido todavía, es que me voy a acordar siempre de esta receta por el simple hecho de que se me ha roto el mortero de piedra. Me ha durado dos años, dos años en los que cada vez que lo usaba lo veía en el suelo pero no, no se caía. Hasta hoy, casi me da algo, pero en fin, tampoco ha sido para tanto, más que nada el disgusto del instante. Algo de tristeza pero la vida es seguir hacía adelante :)

En fin, aquí os dejo la receta, perfecta para estos días soleados pero fresquitos todavía.



Ingredientes para 4 personas

900g de calabaza
2 peras
15g de mantequilla o margarina
20g de gengibre
1/2 cdita de asafétida*
100ml de leche evaporada o nata de tofu
1 litro de caldo de verduras
1 cdita de sésamo negro tostado
1/2 cdita de semillas de cilantro
1/2 cdita de pimentón ahumado
1/2 pimienta negra
1 chorreón de aceite de oliva
1 pizca de sal

Sofreír el gengibre y la asafétida* en la mantequilla y una vez está tostado agregar la calabaza en trozos. Cocinar unos 5 minutos dando vueltas de vez en cuando. Añadir medio vaso de agua y las peras troceadas. Dar un par de vueltas, agregar el caldo de verduras y cocer a fuego medio 20 minutos.

Batir la crema con un poco de pimienta. Añadir la leche evaporada y reservar.

En un mortero machacar las semillas de cilantro, el sésamo y el pimentón, poco a poco ir echando aceite de oliva para obtener el aliño de color rojizo que decorará el plato.

Servir la crema con el aliño y una ramita de apio fresco.

*La asafétida es una especia que suelo usar en lugar de cebolla o ajos. Es una raíz muy utilizada en la India. Si queréis más detalles os dejo este enlace

Cupcakes de chocolate blanco y M&Ms

Pin It
Os quiero agradecer el apoyo de estos días con unos deliciosos cupcakes adaptados de una receta del libro "Delicias Veganas". Digo adaptados porque he cambiado las fresas por trocitos de chocolate blanco.



Ingredientes para 8 unidades

120g harina de trigo
10g maicena
1/2 cdita de sal
1 cdita de levadura en polvo
1/2 cdita de bicarbonato
60g de chocolate blanco
130g de azúcar
120ml de agua
1 sobre de azúcar vainillado
90g de mantequilla o margarina vegetal fundida

Para el frosting
60g de mantequilla o margarina
100g de azúcar glacé
1 sobre de azúcar vainillado
3cdas de leche
25g de chocolate blanco
50g de chocolate 60% cacao
75g de M&M para decorar



En un recipiente se mezclan harina + maicena + azúcar vainillado + azúcar + sal + levadura + bicarbonato.

Añadir los líquidos, agua + mantequilla fundida.

En un mortero partir en trozos no muy grandes ni muy pequeños el chocolate blanco. Yo he usado el de postres de Nestlé pero supongo que cualquier otro servirá también.

Batir con las varillas hasta que la masa es lisa y sin grumos.

Poner en 6 moldes y hornear a 180º durante apróximadamente 25 minutos. Hay que tener cuidado que no se quemen y están hechos cuando pinchas la masa con un palillo de madera y sale limpio. Como los hemos hecho de chocolate hay que tener en cuenta que podemos pinchar en un trozo de chocolate fundido y es preferible comprobarlo un par de veces.

Cuando estrán listos y dorados, sacar del horno y dejar enfríar. Yo los puse en la nevera 3 horas y luego los deje en la encimera listos para al día siguiente decorarlos con la crema de chocolate.

Para preparar la crema, fundir los chocolates al baño maría. Mezclar en un recipiente la mantequilla, el azúcar glacé, la leche, el azúcar vainillado y los chocolates fundidos.
Batir con las varillas hasta que la crema sea lisa y sin grumos.

 Con una manga pastelera decorar los cupcakes. Añadir los M&M sobre la crema y reservar en la nevera una media hora antes de servir.

Son espectaculares, alucinantes, un pecado absoluto, pero...es imposible comerte solo uno y no te arrepientes de haber pecado  :) ¡Prometido! Espero que os gusten. ¡Feliz Sábado!


jueves, 14 de febrero de 2013

Pakoras con chutney de San Valentín

Pin It

¡Buenos días! Me encanta que la primera entrada de este blog sea justamente hoy, el día de los enamorados. Os presento una receta un poco elaborada pero sencilla si se siguen los pasos con calma. Especias, tomate, queso y patata para despertar los sentidos.
¡Espero que os guste!

¡FELIZ DÍA DE SAN VALENTÍN!




Ingredientes (para 14 unidades) 

Pakoras

2 patatas medianas ralladas
5 cda de harina de garbanzos
15 cds de agua bien fría
1 cdita de curry
1 cdita de chaat masala
3 guindillas molidas 
sal
aceite de girasol o maíz para freír 

Paneer 

1 litro de leche de brik entera
el zumo de 1 limón grande

*Para la opción vegana cambiar el queso de leche de vaca por tofu blando.

Chutney de tomate a la vainilla 

un bote de tomate pelado entero 
1/2 cdita de canela en polvo 
1/2 cdita de nuez moscada en polvo (puedes comprar la semilla entera y rallarla para tener un aroma mucho más intenso)
1/2 cdita de cardamomo molido 
1/2 cdita de comino tostado y molido 
1/2 cdita de semillas de cilantro molidas
3 guindillas molidas 
1 cdita de asafétida
2 cditas de gengibre fresco rallado muy fino 
2 sobres de azúcar vainillado 
3 cdas de azúcar blanco
1 cda de mantequilla para la masala
sal


Preparación 

Recomiendo empezar por el chutney así le daremos tiempo a que las especias impregnen de sabor la salsa, incluso lo podemos preparar el día anterior y dejar que repose en la nevera. 

Rallar el gengibre con el lado más pequeño del rallador y dejar a un lado. Pelar las semillas de cardamomo.
Tostar a fuego bajo en una sartén el comino y molerlo. Añadir a la molienda las semillas de cilantro, los chilis, el cardamomo. Machacar en círculos y añadir el gengibre por último a la mezcla. 

En una olla calentar a fuego bajo la mantequilla vigilando que no se nos queme y agregar las especias molidas y la asafétida. Remover  Cuando empiecen a oler a tostado añadir la pulpa de tomate y remover. Cocinar a fuego lento 5 minutos y añadir el azúcar y la sal. 

La consistencia de la salsa es como una mermelada no muy espesa. Seguir cocinando y removiendo de vez en cuando hasta que el agua se haya evaporado. Siempre a fuego lento evitando que se pegue o se queme. Añadir por último la canela y la nuez moscada en polvo. La canela y la nuez moscada aparte de dar a la salsa un sabor espectacular reducen la acidez del tomate. 
Una vez terminado, apagar, tapar la olla y reservar. Cuando se haya enfriado si lo hemos hecho el día anterior lo guardamos en la nevera. En ése caso se saca antes de servir para no comerlo frío del todo. 

Seguimos con el paneer, o queso fresco de la India: 

En una olla alta poner a hervir el litro de leche. Hay que vigilarlo para que no se salga porque en cuanto empieza a hervir es explosivo. Cuando veas que la leche empieza a subir deja que apenas roce el borde de la olla y apágalo rápidamente. Cuando haya bajado un poco, pasado un minuto añadir poco a poco el zumo de limón removiendo la leche con una cuchara de madera. Hay que fijarse en que el queso empieza a separarse del suero, cuando el suero es claro ya está listo el paneer. Poner en un colador y reservar el suero en la nevera para cocer arroz, pasta, caldo de verduras, etc etc.

Ahora empezamos a preparar las pakoras. Para que queden bien crujientes mezclar la harina de garbanzos lentamente con agua bien fría. Batir con unas varillas o un tenedor hasta que se forme una ligera espuma en los bordes del bol. Agregar las especias molidas. 

Lavar y pelar bien las patatas. Las mejores son las patatas blancas gallegas pero se pueden hacer con cualquier tipo de patata crujiente para freír. Rallar las patatas con el lado grueso del rallador, el de queso emmental no el de mandolina y salar. 

Mezclar la patata rallada con la mezcla de harina de garbanzos, poner la mezlca en el hueco de la mano y rellenar con el paneer. Hacer bolitas y freír en aceite caliente. 

Servir con la salsa y una ramita de apio para decorar. ¡Y a disfrutaaaar! 

¿Tenéis alguna duda o sugerencia? No dudéis en comentar.