martes, 26 de febrero de 2013

Sopa minestrone italiana de verduras frescas

Pin It

Creo que este libro de Cocina Vegetariana fué el primero que me compré al llegar a Barcelona.
Poco a poco he ido haciendo algunas de las recetas, aunque muchas veces echo mano de la improvisación y seguir una receta paso a paso me cuesta un poco. 
Hay días que abro la nevera e improviso algo con lo que tenga, siempre se puede hacer algo y si no se te ocurre nuestro amigo Google encontramos millones de ideas, sencillas o elaboradas que nos inspiran.

Así que hoy vengo con otra de sopas, será porque estos días hace un frío que pela y mi cuerpo necesita sentir el calorcito de las verduras. 
Es la segunda vez que la hago y aunque no sé si será la receta original italiana por ahora me encanta.
Parece más complicada de lo que es realmente pero no tiene más misterio que cortar las verduras gruesas y dejarlas cocer durante 45 minutos removiendo de vez en cuando. 

La receta en sí no es calórica, lleva pasta y patata pero podemos comer el resto de las verduras omitiendo estos ingredientes. Aunque la cantidad es tan pequeña que casi no se notan. 

Me gusta preparla por la noche y servirla al día siguiente bien caliente, los sabores se concentran y está deliciosa no, lo siguiente. 



Necesitamos: 

1 cebolla mediana cortada en rodajas gruesas*
2 zanahorias medianas cortadas gruesas
medio puerro grande cortado en rodajas gruesas*
2 patatas partidas gruesas
100g de judías verdes frescas por la mitad 
3 ramas de apio en trozos grandes
2 dientes de ajo machacados*
1,5l de caldo de verduras
400g de tomate entero en lata
120g de macarrones
1 calabacín grande en trozos de 2cm
1 cda generosa de aceite de oliva
1 puñado de sal 


Preparación:

En una olla alta calentar el aceite y saltear la cebolla, el puerro, la zanahoria, las patatas partidas no cortadas para que suelten el almidón, las judías, el apio y el ajo, remover y cocinar a fuego lento hasta que la cebolla esté tierna. 

Este paso son unos 15 minutos. Yo agregué un poco de agua para que no pegara al fondo pero si la olla es antiadherente no creo que haga falta.

Añadir el caldo, los tomates sin escurrir y llevar a ebullición. Cocinar a fuego lento, sin tapadera, durante 45 minutos removiendo de vez en cuando. 

Agregar los calabacines y la pasta y cocer 10 minutos más. Dejar reposar tapada y servir al día siguiente bien caliente. Si prefieres la pasta al dente y no la vas a servir al momento mejor añadirla 10 minutos antes de servir. 

Emplatar y acompañar de un pan rústico. 


*Nota: para los que no queráis utilizar cebolla, ajo o puerro podéis sustituirlos por una cucharadita generosa de asafétida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario