sábado, 9 de marzo de 2013

Pastel de zanahoria con glaseado de limón

Pin It
La receta de hoy es uno de los pasteles que más veces he hecho, me encanta y siempre triunfa en las fiestas.



Es del libro Delicias Veganas de Toni Rodríguez, el primer libro que me compré este año.
Lo cierto es que no me ha decepcionado ni lo más mínimo, por ahora todas las recetas que he probado han salido perfectas.

Lo único que me ha fallado hoy es el glaseado que parecía más denso en la foto del libro de lo que al final me ha salido a mí, pero al dar el primer bocado al pastel se me ha olvidado todo.

Me he puesto a buscar un poco sobre la historia y origen del pastel, por lo visto ya en la Edad Media se utilizaba la zanahoria como endulzante debido a la escasez y elevado precio del mismo. Se puso de moda en Reino Unido en la década de los 60 aunque resurgió durante el racionamiento de la Segunda Guerra Mundial.

Sea como sea, glaseado, con queso crema o sin decoraciones, este pastel es una solución perfecta para una tarde de sábado, como la de hoy por ejemplo. Una buena taza de té, sol, flores y buena compañía.

Necesitamos:

300g de harina integral
270g de azúcar moreno o blanco
1cdita de sal
1cdita de canela
1cdita de nuez moscada (esto es aportación mía, le da un punto especial al pastel)
1cdita de bicarbonato
1cdita de levadura en polvo
300g de zanahoria rallada fina
200ml de agua
1cdita de esencia de vainilla
180g de aceite, margarina o mantequilla
100g de nueces partidas en dos
50g de pasas (esto también es un cambio mío)



En un recipiente mezclar los ingredientes secos: azúcar, sal, harina, levadura, canela, nuez moscada y el bicarbonato.

Lavar y pelar las zanahorias, rallarlas y reservar.

En otro bol mezclar los líquidos: agua, aceite/mantequilla/margarina, vainilla, zanahoria, nueces y pasas. Juntar las dos mezclas y batir hasta que tengamos una masa sin grumos.

Poner la masa en un molde de 6 muffins grandes y hornear unos 30 minutos a 180º. El truco es pinchar con un cuchillo o un palillo para ver si está cocinado el pastel ya que el tiempo de coción depende del molde y del horno.

Una vez están terminados los pastelitos dejar enfríar, desmoldar y poner sobre una rejilla.

Preparemos el glaseado:

300g de azúcar glas
100g de zumo de limón

Batir el zumo con el azúcar hasta que resulte una salsa homogénea y decorar los pasteles.





No hay comentarios:

Publicar un comentario