domingo, 31 de marzo de 2013

Tarta Sacher

Pin It
Después de unos días de merecidas vacaciones, en Barcelona, pero vacaciones de obligaciones y con tiempo para hacer la compra, ver el sol, a las amigas, estar con mi chico y relajarme, os traigo una bombita de chocolate.

La conocida tarta Sacher sin huevo ni ingredientes animales. Una tarta típica austríaca inventada en 1832 por Franz Sacher para deleitar a un selecto grupo de invitados de un príncipe (Fuente Wikipedia). Aún hoy esta tarta es conocida en todo el mundo. Es un pecado irresistible y poder hacerla en casa todo un festín.


Las fotos hablan por sí mismas así que os dejo la receta y espero que la disfrutéis.

La receta original es de Toni Rodríguez y la podéis encontrar en su libro Delicias Veganas

Ingredientes para 12 personas
40 minutos de tiempo

300g de harina de trigo
225g de azúcar moreno
1 cdita de sal
60g de cacao puro en polvo
2 cditas de levadura en polvo
1 cdita de bicarbonato
250g de agua
130ml de aceite de girasol o margarina o mantequilla

Mermelada de albaricoque para rellenar  450g

Cubertura:

200g de chocolate al 74% por ciento
150 de margarina o mantequilla
50g de aceite de girasol

un puñado de frambuesas frescas para decorar


Preparación:

Mezclar en un bol la harina + azúcar + levadura + azúcar + sal + cacao + bicarbonato.

Si usamos margarina o mantequila la derretimos unos minutos a fuego muy bajo antes de mezclarla con el agua. Si usamos aceite lo mezclamos con agua y batimos la mezcla. Agregamos los ingredientes líquidos a los secos y mezclamos bien hasta tener una masa fina.

Ponemos la masa en 3 moldes redondos de 20cm de diámetro. Si solo tenemos un molde lo podemos hacer de golpe y luego cortar 3 partes. También se puede hacer en tres tandas.


Hornear a 180º unos 15 minutos si son 3 moldes y 25 minutos si lo hacemos en un solo molde. El truco es vigilar el horno y pinchar con un palillo, si sale limpio es que está listo.

Reservar en frío y preparar el relleno de mermelada. Rellenar el pastel y congelar. Yo lo dejé toda la noche y al día siguiente preparé la cobertura.

Derretimos al baño maría el chocolate + aceite + margarina o mantequilla. Emulsionar con las varillas y con el bizcocho sobre una rejilla repartimos la cobertura de manera uniforme para que los laterales queden bien cubiertos. Con la ayuda de una espátula arreglamos los laterales solamente ya que la parte superior queda perfecta al enfriarse y si la tocamos no quedará tan fina. Lo ideal es que el chocolate caiga y se adhiera pero si los bizcochos no encajan perfectamente como me pasó a mí hace falta añadir el chocolate en los laterales con la espátula de goma.


Servir pasadas unas 4 horas después de haberla sacado del congelador para que el sabor del chocolate se intensifique y no esté fría.

Acompañada de un buen chai es la merienda, postre, desayuno o entre horas perfecta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario