martes, 23 de abril de 2013

Bagels de pipas de girasol y semillas de sésamo

Pin It
Me chiflan los bagels, no, qué digo, me requetechiflan. Pero aquí en Barcelona no hay sitios donde comprarlos y obviamente las opciones en bolsa de supermercado no son lo mejor.

Total, que llevaba tiempo queriendo hacerlos pero claro necesitas estar un buen rato preparándolos, unas 2 horas como mucho, así que lo he ido posponiendo hasta que éste domingo me levanté de un salto de la cama a las 10 y me puse a hacer bagels (después de una ducha fresca obvio).


No habíamos desayunado y era súper divertido porque no dejaba entrar a mi chico en la cocina pero cada vez que uno de los pasos me salía como esperaba salía de la cocina y le decía ¡Que fuerteeee!!! No entendía nada y yo, nada que hoy no desayunamos, tendremos un brunch y así fué.

Un brunch con bagels caseros que nada tiene que envidiar a nada que haya comido fuera.


Además todo es perfecto porque navegando por internet me topé con el blog Bake the World y ví que tienen el reto de éste mes sobre bagels. Espero poder participar éste mes y si no, cada mes ponen un nuevo reto que me ayudará a experimentar nuevos panes, así que ¡prepararos!

La receta la encontré en Directo al Paladar, un blog del que soy fan hace tiempo porque todas las recetas que he podido probar no me han fallado.

Recomendación: relax, mucho relax y pasito a pasito llegaremos al final. Vale la pena, os lo prometo. 

Así que ahí va:

Ingredientes para 8 bagels:

Masa:

250g de agua tibia
375g de harina
2 cditas de aceite de oliva
1 cda de azúcar
3/4 cdita de sal fina
1 cdita de levadura fresca de panadería

Para hervir los bagels:

1,5 l de agua
1 cda de azúcar


Para el glaseado:

el zumo de una naranja
semillas de sésamo negro
pipas de girasol
 
Preparación:

La masa: mezclar harina + sal + azúcar en un recipiente y añadir el aceite + levadura deshecha en el agua tibia.

Amasar los ingredientes en el bol hasta que la masa se despegue de las paredes. Poner la masa sobre el mármol de la cocina con un poco de harina y vamos amasando, estirando, retorciendo y amasando durante 10-15 minutos. Si la masa se pega al mármol añadimos un poco más de harina a la superfície y seguimos amasando hasta que tengamos una masa fina y elástica.

Ponemos la masa de nuevo en el bol engrasado con un poco de aceite, lo tapamos con film y dejamos leudar en un lugar cálido 40 minutos.

Pasado éste tiempo volvemos a poner la masa sobre el mármol enharinado, presionamos con suavidad con los nudillos y dejamos salir el aire, cubrimos con un trapo de cocina y volvemos a dejar reposar, ésta vez 10 minutos.

Engrasar una hoja grande de papel de horno con un poco de aceite.

Dividimos la masa en 8 partes. El truco es trabajarlas para darles la forma redonda desde los bordes hasta el centro y luego girar las bolas sobre la mesa de trabajo para terminarlas, bien lisas. Hacemos un agujero en el centro con un dedo y con cuidado lo agrandamos, la masa es tan elástica que no se rompe y podemos hacerlo más y más grande. En la receta original recomendaban 5 cm, yo los hice un poco más pequeños porque me gustan en plan bollo.

Colocamos las 8 rosquillas sobre el papel engrasado y las dejamos reposar 20 minutos en un lugar cálido.

Como el horno no necesita estar encendido todavía recomiendo que tanto la masa como las rosquillas las dejéis leudar dentro, a poder ser cubiertas, sobre todo en los meses más fríos.


Calentamos una sartén y a fuego bajo cocinamos los bagels unos 3-4 minutos, dándoles la vuelta a mitad de tiempo, lo suficiente para que les quede una corteza crujiente.

Preparamos el agua para hervirlos en una olla grande con el azúcar. Una vez hierve el agua bajamos el fuego y cocemos los bagels, 4 cada vez, unos 7 minutos. Hay que darles la vuelta a mitad de tiempo.

Los vamos sacando con una espumadera y los ponemos sobre papel de cocina a escurrir.

Precalentamos el horno a 200º.

Ponemos los bagels sobre una bandeja de horno engrasada y los pintamos con el zumo de naranja, decorarlos con las semillas y a hornear.

Unos 20-25 minutos a 190º, o hasta que estén dorados.

Dejamos enfríar los bagels sobre una rejilla y los servimos en la siguiente media hora ( o al día siguiente porque aguantan genial) rellenos de lo que más nos guste.

Yo los rellené con queso crema, paté de tomates secos, pepino, aguacate, lechuga, tomate, aliolí, aceite de oliva y un poco de sal. Por tandas que todo en un mismo bagel puede ser una bomba atómica pero no me faltaron ganas jajaja


¡Espero que los disfrutéis!




7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Genial guapísima! Ya me contarás!! ;) Gracias!!

      Eliminar
  2. Madre mia!! qué currele nena!!...pero te digo una cosa...lo hago fijo!!...tienen que estar de escándalo :) a ver si este finde me animo, ya te contaré un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje! Valen la pena de verdad ;) ya me contarás! Me alegro de q te gusten! Gracias!!!

      Eliminar
  3. Me encanto la receta pero te hago una consulta xq la harina de trigo me esta cayendo pesada puedo suplantarla por otra??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ui no he probado con otra harina pero supongo q se pueden hacer, habría q añadir un poco más de agua si es como integral pero con harina de arroz o de trigo sarraceno a lo mejor. Todo es probar. Si lo haces cuéntame q tal :)

      Eliminar
    2. He buscado por internet y he visto q se pueden hacer con harina sin gluten, con harina de espelta y harina de avena. La de arroz a lo mejor es demasiado pegajosa pero la de trigo sarraceno puede funcionar también. Espero haber sido de ayuda :)

      Eliminar